Contáctanos

Que es un café de especialidad ?

Para todos los neofitos del cafe, este articulo sera de tu utiidad, sin embargo no hay que caer en el objeto de que un cafe que llegue a tener una calificacion lo determinara como bueno, si una buena preparacion no va acompanada del msimo.

Para todos los neófitos del café, este articulo sera de tu utilidad, sin embargo no hay que caer en el objeto de que un café que llegue a tener una calificación lo determinará como bueno, si una buena preparación no va acompañada del mismo.

Con el paso del tiempo, la gente se ha entusiasmado cada dia más en saber que café esta tomando y que características tiene; Esta tarea se llevó acabo en Estados Unidos con con la fundación californiana sin fines de lucro, SCA (Specialty Coffee Asociation) ,ellos quisieron darle calificaciones al cafe para determinar su nivel tanto de maduracion, recoleccion, sabor, tostado y demas características que podría llegar a tener los cafes designando puntos a estos mismos, en base a una tabla de 100 puntos.

El primer paso nos lleva al productor, que es responsable de la mitad del trabajo que se debe realizar para obtener este tipo de granos. Para que pueda entrar en la catalogación de “café de especialidad” se debe hablar de un café en el que importan las condiciones del terruño (humedad, altura, insolación y temperatura), la variedad (ha de ser de la variedad arábica, considerada de mayor calidad que la variedad robusta) y no pueden utilizarse químicos en la plantación, es decir, ni fertilizantes, ni herbicidas, ni cualquier otro producto que no sea natural.

Con esta estandarización podemos saber que clase de café, aunque hay que recalcar que en cada cosecha, aunque sea la misma planta, pude variar un poco los sabores , pero su variación no sera  significtiva.

Aunque esto sea un moda, no sabemos si es pasajera o no, lo cierto es que el término “café de especialidad” tiene una historia aún más larga, ya que la primera mención se realiza en 1974 por Erna Knutsen, una periodista que trabajaba en Tea & Coffee Trade Journal, y que se refería así a unos granos que habían sido cultivados de una forma minuciosa y que ofrecían aromas y sabores de más calidad.

Una vez que el caficultor obtiene los granos, debe seleccionarlos manualmente en la recogida y siempre con la baya roja –síntoma de la maduración del café- y nunca verde y por supuesto desechando los granos que tengan imperfecciones o estén en mal estado. Una vez que el recolector ha hecho su trabajo, el siguiente paso nos traslada al segundo eslabón de esta cadena: el tostador.

Habitualmente encontramos cafés excesivamente tostados, e incluso en los que ha pasado mucho tiempo desde el tueste hasta que lo compramos. Por no hablar de un pecado tradicional  en las cafeterias, que es la presencia de torrefactos –aquellos a los que se añade azúcar en el proceso- y que generalmente sirve para enmascarar  esos defectos.


Deja un comentario